Razones por las que la adicción es un trastorno cerebral y no un problema de conducta

Razones por las que la adicción es un trastorno cerebral y no un problema de conducta

La adicción es una enfermedad cerebral crónica (¿o no?).




Cuando los expertos sacan una nueva definición, una explicación apoyada por la investigación científica, la realidad se redefine. Todos nos sentimos aliviados de que el problema se comprenda mejor ahora y que finalmente se trate de manera adecuada.

Excepto que, cuando me enteré de que la adicción se trata como una enfermedad, instintivamente me sentí incómoda.

Fue entonces cuando la Sociedad Americana de Medicina de la Adicción (ASAM) publicó una nueva definición de adicción en 2011, después de un proceso de cuatro años en el que participaron más de 80 expertos, afirmando que la adicción es un trastorno cerebral crónico.

En su esencia, la adicción no es sólo un problema social o un problema moral o un problema criminal. Es un problema cerebral cuyos comportamientos se manifiestan en todas estas otras áreas“, dijo el Dr. Michael Miller, ex presidente de ASAM en ese momento. “Muchas conductas impulsadas por la adicción son problemas reales y a veces actos criminales. Pero la enfermedad trata del cerebro, no de las drogas. Se trata de una neurología subyacente, no de acciones externas“.

Este nuevo enfoque sobre la adición y las conductas adictivas también significaba que las personas con adicciones ya no serían tratadas como ciudadanos de tercera clase. Este fue un resultado positivo de la nueva definición, ya que no debemos culpar o juzgar a una persona por un comportamiento que podemos observar pero del cual no tenemos experiencia directa.




Volviendo a mi inquietud de que la adicción sea descrita como una enfermedad. ¿Cuáles son las características de la enfermedad que la adicción cumple?

La adicción tiene muy poco en común con las enfermedades. Es un grupo de comportamientos, no una enfermedad en sí misma. No puede ser explicado por ningún proceso de la enfermedad.

Este es el punto de vista del Dr. Lance Dodes, un emérito analista de capacitación y supervisión de la Sociedad y el Instituto Psicoanalíticos de Boston, y recientemente se jubiló como profesor clínico asistente de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard.

En Psychology Today el Dr. Dodes analiza: “En la adicción no hay ningún agente infeccioso (como en la tuberculosis), ningún proceso biológico patológico (como en la diabetes), y ninguna condición biológicamente degenerativa (como en la enfermedad de Alzheimer). El único aspecto ‘similar a la enfermedad’ de la adicción es que si la gente no se enfrenta a ella, sus vidas tienden a empeorar“.

ASAM basó su definición de adicción en una investigación que había demostrado que la adicción afecta los circuitos de recompensa del cerebro, donde los recuerdos de encuentros previos con cosas como el alcohol o las drogas desencadenan el deseo de más de lo mismo, lo que conduce a un comportamiento adictivo. La investigación también mostró que la parte del cerebro que gobierna el control de los impulsos y el juicio se altera en el cerebro de los adictos, lo que resulta en la búsqueda sin sentido de “recompensas”, como el alcohol y otras drogas.




Esa es la clave. Para empezar, no había una enfermedad del cerebro. El uso de sustancias como el alcohol y las drogas y la participación en comportamientos como apostar o ver pornografía provocan cambios en el cerebro. Cuando se establecen esos cambios, la persona se vuelve adicta. Después de los cambios en el cerebro, después del comportamiento.

Por lo tanto, si la adicción es una enfermedad, es una enfermedad causada por el comportamiento humano.

Fotografía: A B E D K A Y A L I
Fuente: Ideapod

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!