Cómo combatir el estigma del trastorno bipolar

Cómo combatir el estigma del trastorno bipolar

Como persona que vive con trastorno bipolar, se ha enfrentado a mucho estigma y discriminación, poniendo ejemplos extremos, desde ser despedido de mi trabajo, hasta cosas pequeñas, como que un médico suponga que tengo una discapacidad (cuando nunca la he tenido).




La gente tiende a hacer suposiciones generales sobre mi vida basadas en muchos estereotipos falsos que rodean al trastorno bipolar y a aquellos de nosotros que vivimos con él. La gente cree que no podemos trabajar, que no podemos tener relaciones estables y que debemos vivir de nuestros padres, entre otras cosas.

Estos conceptos erróneos duelen, y pueden desgastar lentamente la autoestima y la confianza de cualquiera.

Por ejemplo, soy dueño de mi propia casa, conduzco un buen automóvil, tengo un adorable perro llamado Peppy y me encanta mi televisor de 75 pulgadas. Cuando la gente empieza a darse cuenta de que no soy la versión de alguien que vive con el trastorno bipolar que tiene en mente, comienza a tener lugar una especie de «gimnasia mental».

En lugar de tomar mi vida al pie de la letra, como lo harían por cualquier otra persona, tratan de hacer que los hechos innegables que tienen ante ellos encajen en sus estereotipos de cómo es una persona con bipolaridad.

Primero, empiezan a preguntarse si estoy endeudado hasta el cuello o si vengo de una familia adinerada. No estoy endeudado -evito los créditos como la peste y ni siquiera tengo un préstamo para el automóvil- y, aunque mi familia tiene una situación cómoda, mi padre, que es un camionero jubilado, no va a aparecer en un episodio de Lifestyles of the Rich and Famous (Estilos de vida de los ricos y famosos).




Después, cuando se enteran de que mi esposa tiene un buen trabajo, hay un momento «ahí está» en la mente de la gente. Saben que trabajo en defensa de la salud mental, por lo que asumen que mi trabajo es algún tipo de «programa de trabajo» para personas con enfermedades mentales, en lugar de una carrera ganada con esfuerzo de la que estoy bastante orgulloso. La gente además supone que mi esposa gana todo el dinero, y que yo me estoy aprovechando de su éxito.

He soportado comentarios como: «Ojalá mi hijo/hija se casara con alguien con unos ingresos fijos como la esposa de Gabe«. No quiero faltarle el respeto a mi esposa cuando digo esto, pero, de hecho, gano más dinero que ella, y nuestros logros son compartidos por igual. Ambos tenemos éxito. Logramos juntos y compartimos por igual los beneficios de mi éxito y el de ella. Que no se tengan en cuenta mis contribuciones basándose únicamente en el conocimiento de mi enfermedad es un golpe devastador. El hecho de que sea injustificado y falso lo empeora aún más.

Me gustaría que la gente se detuviera y considerara por qué se sienten obligados a obligar a las personas con trastorno bipolar a encajar en una imagen específica. Es una tontería, si te paras a pensarlo. ¿Piensan lo mismo de todas las personas con alguna enfermedad?

Todos tenemos diferentes niveles de habilidades, inteligencia y sistemas de valores. Aunque todos los que vivimos con trastorno bipolar tenemos nuestra enfermedad en común, ahí es donde realmente terminan las similitudes. Trátanos igual que a todos los demás, porque somos como todos los demás.





¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!