10 señales de que podrías ser un fanático del control

10 señales de que podrías ser un fanático del control

A casi todo el mundo le gusta que las cosas salgan como quiere. Es natural, pero algunas personas se alteran más que otras.




¿Te sientes identificado con el término «si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo«? Si este es tu mantra, podrías ser un maniático del control. Eso no te hace una mala persona. Los fanáticos del control son a menudo muy particulares sobre cómo se hacen las cosas, buscan la perfección y tienen problemas para delegar.

A menudo se basan en otros descriptores como «personalidades de tipo A» o perfeccionistas, o se les acusa de tener un trastorno obsesivo compulsivo. La desventaja de esta aflicción es que a menudo no es muy saludable psicológicamente querer controlarlo todo – muchas de las cosas que suceden en la vida están fuera de nuestro control, y si piensas que deberías ser capaz de controlarlo todo, puedes causarte una gran cantidad de ansiedad innecesaria.

También puede ejercer presión sobre las relaciones con la familia, los amigos y la pareja, porque a nadie le gusta sentirse controlado. Desafortunadamente, los fanáticos del control nunca se dan cuenta de que son fanáticos del control. Piensan que sólo están siendo útiles y luchando por la perfección y ayudando a otros a alcanzar su pleno potencial corrigiéndolos y asegurándose de que no cometan errores.

Si te estás preguntando si eres un poco particular o un fanático del control, aquí están algunas de las señales de que podrías ser uno de los últimos:

1. Corregir a la gente cuando se equivocan. Aquellos que tienen una alta necesidad de control a menudo sienten que necesitan corregir a otros cuando están equivocados sobre algo. Esto puede incluir argumentos irracionales, corrección ortográfica y gramatical, pronunciación, detalles históricos, modales o cualquier otra cosa que perciban como incorrecta.




2. Tratar de cambiar el comportamiento de los demás. Crees que otra persona necesita cambiar aspectos de sí misma para ser más feliz, por lo que intentas «ayudarla» señalando los comportamientos que no te gustan, generalmente una y otra vez.

3. Te falta fe en los demás. Es tu creencia que todos a tu alrededor no son competentes y requieren tu constante intervención y guía para completar las tareas correctamente. Tomas una actitud de «tengo que verlo para creerlo» y necesitas inspeccionar el trabajo de otras personas antes de creer que se ha completado satisfactoriamente.

4. Siempre necesitas ganar las discusiones. Hay que ganar una discusión y tener siempre la última palabra, decidido a demostrar a los demás que eres la persona más lógica, práctica e inteligente del debate.

5. Eres demasiado crítico con los demás. Tomas un enfoque muy blanco o negro y juzgas el comportamiento de los demás como correcto o incorrecto. A veces puedes retener la atención de manera pasiva-agresiva hasta que otras personas se ajusten a tus expectativas.

6. Eres un mal oyente. No te gusta escuchar la versión de la historia de otra persona y no crees que valga la pena ni siquiera escuchar o tratar de entender ese punto de vista porque crees que tienes razón de todas formas.




7. Te niegas a admitir cuando estás equivocado. Incluso si puedes llegar a admitir que estás equivocado sobre algo, te resulta difícil hacer saber a los demás que estabas equivocado. Esto se debe a un pensamiento distorsionado que te hace creer que admitir que te equivocas será tomado en cuenta y que otros te verán como incompetente o insensato.

8. Siempre dices que tus comentarios son «críticas constructivas». Incluso cuando la crítica es cualquier cosa menos constructiva para la persona que la escucha. La retroalimentación que das es a menudo no solicitada.

9. Eres un adicto al trabajo. Eres un adicto al trabajo y te encanta ser un adicto al trabajo. Haces horas y horas porque ese es el estándar que te has fijado, y a menudo, ni siquiera te lo piden los demás. Esto también puede deberse a que no puedes delegar eficazmente y terminas trabajando más horas de las que lo harías si pudieras confiar en los demás lo suficiente como para pedir ayuda.

10. Tienes que encontrar defectos en todo. Realmente no hay nada que te agrade y siempre encuentras algo de lo que quejarte. Si alguien más hizo el trabajo, encontrarás fallos en él. Si no se completa, te enfadarás porque no se ha hecho. Si no se te ha consultado, encontrarás defectos en la toma de decisiones.

Fotografía: Ali Yahya

Temas:

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!