8 Signos de que el alcohol puede tener demasiado poder en tu vida

8 Signos de que el alcohol puede tener demasiado poder en tu vida

No creo que sea un alcohólico. Escucho mucho esta afirmación en mi consultorio de terapia mientras los pacientes discuten su patrón de consumo de alcohol. Por lo general, piensan que un alcohólico es alguien que bebe constantemente, lo que le lleva a perder el trabajo, a conducir bajo los efectos del alcohol, a perder relaciones y a tocar fondo. Sin embargo, la mayoría de los alcohólicos no encajan en este estereotipo y siguen siendo funcionales a pesar de su uso.




Cualquiera que sea la definición, me parece que no es necesariamente útil reducir nuestra relación con el alcohol a una sola pregunta: ¿Soy un alcohólico? La implicación es que hay un problema si lo soy, y no hay problema si no lo soy.

Pero nuestra relación con el alcohol no es tan simple. No tenemos que estar bebiendo vodka a primera hora de la mañana, desmayándonos o conduciendo en estado de ebriedad para que haya un problema. La mejor pregunta es:

¿La forma en que estoy bebiendo es positiva en mi vida?

Revelación total: Nunca tuve una relación saludable con el alcohol, siempre sentía que ocupaba más espacio en mi vida del que yo quería. Y aunque nadie me dijo que tenía un problema con la bebida, yo sabía que afectaba la calidad de mis relaciones y me llevaba a innumerables resacas y arrepentimientos.

Decidí dejar de beber hace poco más de dos años y nunca me he arrepentido, y mi experiencia personal sin duda influye en mi opinión sobre el alcohol. También me abrió los ojos a las muchas señales de que nuestra bebida puede no estar sirviéndonos bien.




Aquí hay algunas indicaciones comunes de que el alcohol tiene más poder en tu vida de lo que te imaginas:

  1. Me pregunto si tengo un problema. Se te ha pasado por la cabeza la pregunta de «qué hace que alguien sea alcohólico» (y has hecho clic en artículos como éste), pero no estás seguro. Tal vez hayas decidido en el pasado dejar de beber, pero luego te convenciste de que puedes beber con moderación. Esta pregunta en sí misma sugiere que vale la pena echar un vistazo más de cerca.
  2. Bebo constantemente más de lo que desearía. A menudo te arrepientes a la mañana siguiente de haber bebido. Incluso si no te estás emborrachando completamente, es posible que te encuentres tomando tres copas cuando querías tomarte una, o una cuando no planeabas beber en absoluto. Y puede que no tengas resaca, pero quizás no dormiste bien y te sientes un poco ansioso a lo largo del día.
  3. Estableces muchas reglas sobre el consumo de alcohol. ¿Te encuentras midiendo cuidadosamente tus bebidas, o poniendo reglas como «nunca seas la única persona que bebe» o «sin alcohol de lunes a jueves»? A través de estas reglas estás tratando de probarte a ti mismo que puede beber responsablemente y mantener el alcohol en tu vida.
  4. Planificas cuidadosamente tu consumo de alcohol con anticipación. De una manera similar, puedes encontrar que estás tratando de mantener tu bebida bajo control a través de trucos como tomar un vaso de agua después de cada bebida alcohólica.
  5. Prestas mucha atención a lo que vas a beber y cuánto vas a beber. Cuando vayas a un evento, es posible que automáticamente pienses por adelantado si habrá alcohol, buscas la lista de vinos o cervezas por adelantado, o incluso te preocupes por si tendrás suficiente para beber. También puede ser que lleves una botella extra «sólo para estar seguro».
  6. Beber más de lo que otros creen. No tienes que esconder un frasco de licor en el cajón de su escritorio para guardar el secreto sobre tu forma de beber. Podría significar tomar bebidas más fuertes para que otros no sepan que tú estás bebiendo más de lo que ellos beben, o hacer todo lo posible para no parecer intoxicado.
  7. Ser incapaz de imaginar ciertos eventos sin alcohol. La mayoría de las personas que tienen una relación saludable con el alcohol podrían tomarlo o dejarlo. Puede que prefieran tomar una copa de vino con la cena o una cerveza con el partido, pero no les molestaría estar sin ello. Sentirse ansioso o irritado cuando el alcohol no está disponible sugiere una mayor dependencia de él.
  8. Nudillos blancos durante los períodos de abstinencia. Ya sea que esperes hasta las 5:00 PM, o el fin de semana, te encuentras suspirando para que llegue el momento en el que finalmente puedas tomar una copa.

Aunque ninguno de estos factores en sí mismos es una señal definitiva de que tienes un problema con la bebida, podrían significar que es hora de reducir tu consumo de alcohol, o incluso de dejar el alcohol para siempre.

Ten en cuenta que puedes decidir que quieres hacer un cambio aunque tu comportamiento se considere normal en tu círculo social. Tu consumo de alcohol te afecta más directamente, y tú eres el que más se beneficia si necesita hacer un cambio positivo.

Fotografía: Michael Discenza

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!