5 Verdades que te harán ser una mejor persona


Descubrir verdades puede ser doloroso si pensamos que existe la posibilidad de que nuestras creencias puedan ser probadas como falsas. En algún momento, vemos esto con personas que nunca admiten que están equivocados, a pesar de la evidencia de lo contrario. Este es esencialmente el tipo de pensamiento que Nietzsche defendía contra él mismo, aunque el hombre era ciertamente culpable de una mentalidad cerrada en su propia vida.

La gente no quiere oír la verdad porque no quiere que sus ilusiones sean destruidas.” – Friedrich Nietzsche




La clave aquí es que una tendencia a desviar verdades simples en favor de nuestras nociones preconcebidas es contraproducente. Cuando negamos consistentemente las verdades, estamos afirmando conscientemente que vivir en negación es nuestra realidad. ¿Notan la triste ironía en esa última frase?

Como seres lógicos bendecidos con una inmensa capacidad de pensamiento, poseemos la habilidad única de aceptar la verdad tal como se revela y vivir en consecuencia. Para ser claro, esto no pertenece a las creencias espirituales (a pesar de lo que Nietzsche pueda decir al respecto).

En cambio, las verdades que verás a continuación pertenecen al mundo tal como es ahora. Como sabemos, vivir en un mundo falible puede ser un viaje incierto y difícil. ¡Diseccionemos algunas de estas simples verdades y hagámonos mejores personas en el proceso!

AQUÍ HAY CINCO VERDADES DIFÍCILES QUE TE HARÁN UNA PERSONA MEJOR:

1. HAY FUERZAS EN NOSOTROS QUE LUCHAN CONTRA LA AUTOMEJORA

No estamos hablando de fuerzas trascendentales de un dogma religioso. Esto se relaciona específicamente con la resistencia interna y externa encontrada al tratar de convertirse en una mejor persona.

La resistencia interna al cambio es quizás nuestro mayor obstáculo. La mente humana es una fuerza poderosa y absolutamente increíble, pero no está exenta de defectos. Tal vez el fallo ilustre de la mente es su habilidad para manipular nuestros pensamientos y acciones. La gente experimenta esta resistencia todo el tiempo con resoluciones fallidas para ponerse en mejor forma, dejar de fumar, comer más sano, gastar menos, etc. El cerebro humano está equipado con mecanismos de defensa que se oponen vehementemente a cualquier esfuerzo por domarlo.




Luego están los que nos rodean que inexplicablemente no quieren que tengamos éxito. Extrañamente, estos individuos se sienten amenazados cuando ven a alguien más tratando de convertirse en una persona mejor, a menudo por envidia e inseguridad. Cuando estas personas ven la mejoría de otra persona, los sentimientos de ineptitud y culpabilidad a menudo surgen, ya que no han tomado la misma iniciativa por sí mismos. Lo ideal sería que celebráramos las victorias de los demás y nos compadeciéramos de sus fracasos. Desgraciadamente, a menudo no es así.

2. LA MAYORÍA DE LAS PERSONAS NO SE PREOCUPAN DE NUESTRO INTERIOR

Un hecho sobre la mayoría de las personas: no se preocupan por nuestro “persona interior”, la mayoría sólo se preocupa por lo que producimos. Gracias a que tenemos a los amigos y la familia, ¿verdad? Sin ellos, el mundo sería un lugar mucho más difícil de tolerar, y mucho más difícil de prosperar en él.

Aunque a todos nos gustaría que la gente nos aceptara por nosotros mismos, este no es simplemente (y desafortunadamente) el caso. En el trabajo, nos medimos por lo que hemos hecho últimamente. La sociedad nos juzga por lo que poseemos. La apariencia física a menudo tiene prioridad sobre las cualidades innatas. Somos criticados por nuestra ropa, casas, coches y el balance de nuestras cuentas bancarias. La gente hace suposiciones sobre nuestra inteligencia, motivaciones y personalidad.

Esta es la pregunta que debemos hacernos: ¿damos a los demás una razón para juzgarnos? En otras palabras, ¿nos estamos comportando de una manera favorable para nuestro ser interno o no? Que alguien sea consciente de nuestro carácter es irrelevante – somos conscientes. Nuestra conciencia interior -nuestros mejores yos- debería manifestarse en nuestras obras.

Si otros nos juzgan sin razón, ese es su problema; si nosotros mismos y nuestras acciones se contradicen, depende de nosotros cambiar eso. No merecemos nada menos al esforzarnos por convertirnos en una mejor persona.




3. TENEMOS TENDENCIA AL DERROTISMO

Volviendo al tema anterior de la resistencia: puede derrotarnos si no somos diligentes. La verdad es que hay millones y millones de personas en todo el mundo que han sido derrotadas, en sus propias mentes. Es posible que no etiqueten lo que están experimentando como derrotismo; en algunos casos, ni siquiera son conscientes de ello. Están pasivamente resignadas a su actual situación.

Entonces, ¿cómo derrotamos el derrotismo? Superamos una actitud derrotista a través de la diligencia y la acción. En primer lugar, debemos tomar conciencia de su presencia y, a continuación, tomar las medidas necesarias para contrarrestar eficazmente su influencia negativa. En resumen, no podemos racionalizar o aceptar una mentalidad derrotista fuera de nuestras vidas. Tenemos que tomar la iniciativa para convertirnos en una mejor persona.

Ya sea que se trate de nuestras finanzas, relaciones, salud o cualquier otra cosa, podemos cambiar nuestra mentalidad simplemente ideando un plan y luego dando un paso a la vez. La acción cuidará de la resistencia.

4. NO TENEMOS DERECHO A TODO

Por razones desconocidas, algunas personas siguen pensando que tienen derecho a algo que no han ganado. El tema de los derechos se discute en múltiples ámbitos: negocios, gobierno y vida personal incluidos. La cuestión del derecho ha sido debatida repetidamente y hasta ha provocado levantamientos políticos, guerras, hambrunas, rebeliones y otros trastornos sociales.

Hay muchas maneras diferentes en que la gente se siente y actúa con derecho – demasiadas para ser enumeradas aquí. Este sentido de derecho puede ser físico, psicológico y conductual. Puede ser monetario o no monetario. Puede ser en público o en privado. Hay un denominador común en casi todas las circunstancias: la creencia equivocada de que uno merece un trato preferencial sobre el otro.

Esto es lo que el mundo ha dicho repetidamente: nadie debe creer que tiene derecho a cualquier cosa… en absoluto, nunca. Si una persona tiene la capacidad de producir algo, debe producir algo. Cuando somos miembros de la sociedad, debemos esperar seguir las reglas. Cuando estamos en público, se espera que seamos respetuosos y que tratemos a los demás como iguales.

Naturalmente, un sentido de derecho alimenta nuestra susceptibilidad al autosabotaje y a la resistencia diaria a la que todos enfrentamos. Sólo recuerde: hay millones de personas que han superado enormes dificultades y han dejado al mundo un lugar mejor. Nos debemos a nosotros mismos, a nuestros semejantes y a nuestro planeta no hacer menos.

5. LOS ATAJOS SON UN MITO

Mucha gente se siente atraída por la perspectiva – no importa cuán pequeña sea – de ganar una cantidad exorbitante de dinero y vivir sin preocupaciones por el resto de nuestras vidas.

Aparte de unos pocos muy selectos, una de las principales reglas de la vida siempre ha permanecido constante: si queremos alcanzar el éxito en algo, tenemos que trabajar en ello y ser constantes. La gran mayoría de los autores, actores, empresarios, etc. más exitosos del mundo lograron sus objetivos sólo después de años de trabajo diligente, rechazos y fracasos.

Si queremos lograr nuestra propia versión del éxito, debe haber una mentalidad de “haz lo que sea necesario”.

Si le ha parecido interesante este artículo, por favor, COMPÁRTALO con sus amigos y déjenos un comentario. ¡Gracias!


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!