12 Signos de que hay una persona tóxica en tu vida

12 Signos de que hay una persona tóxica en tu vida

Es una verdad bien conocida que hay muchas personas tóxicas por ahí. Y, no es que la gente sea tóxica per se, sino su comportamiento. Sin embargo, esto no los convierte en malas personas, sólo significa que tienen ciertos comportamientos que son perjudiciales y tienen un impacto negativo en nuestro bienestar.




A continuación se presentan 12 comportamientos que muestran que una persona puede ser tóxica para ti.

1. Son siempre la víctima

En su cabeza, no importa cuál sea la situación, siempre tienen razón. Cualquier problema que pueda ocurrir siempre se debe a las acciones de otra persona. Incluso cuando sea culpa, suya nunca lo admitirán.

Cuando llegan tarde al trabajo, es el tráfico. Cuando rompen, es por los celos de su pareja y su naturaleza malvada. ¿Entiendes su comportamiento? Si tienes a alguien en tu vida que siempre juega la carta de víctima contigo, piérdelo para siempre.

2. Interrumpen constantemente

Estas personas están tan enfocadas en sí mismas y su ego es tan alto que olvidan sus modales (si tienen modales) cuando se trata de mantener una conversación adecuada.

Interrumpen constantemente a los demás cuando hablan, lo cual es realmente molesto. Una persona normal se disculparía cuando interrumpe a alguien, pero una persona tóxica nunca lo hace. Son groseros.




3. No pueden admitir que están equivocados

Una persona tóxica siempre tiene que tener razón. En su mente, no hay nada malo en ellos y nunca cometen errores. No importa cuánta evidencia tengas de lo contrario – ellos siempre te encontrarán culpable y nunca admitirán sus malas acciones.

Incluso pueden volverse ruidosos y agresivos para ganar la discusión. Esta es una característica irritante e indeseable de una persona.

4. Son malos oyentes

Aunque es normal pensar lo que vas a decir mientras el otro habla, esta no es una técnica efectiva. Sin embargo, este comportamiento no convierte a una persona en un mal oyente.

Lo que los hace malos oyentes es el desinterés y la falta de respuesta y reconocimiento en la conversación. Más específicamente en lo que la otra persona tiene que decir y simplemente seguir hablando de sí misma.

5. Impulsan su propio ego

Vamos a aclarar algo – una persona excepcional no tiene que decirle al mundo que es excepcional porque sus acciones hablan más fuerte que las palabras. Una persona tóxica, sin embargo, no es modesta cuando se trata de nombrar sus cualidades.




Así que, cuando escuchas a alguien hablando de lo asombroso que es sin que se lo pidan antes, debes saber que estás tratando con alguien que puede que no sea tan bueno.

6. Son buscadores de atención

Esto no requiere más explicaciones. Estas personas necesitan ser siempre el centro de atención. Siempre están interrumpiendo a otros porque quieren dominar la conversación.

Sólo son felices cuando hablan de sí mismos. Puedes verlos fácilmente porque siempre son los más ruidosos en el grupo de personas.

7. Siempre están juzgando a los demás

Probablemente has escuchado a alguien haciendo un comentario grosero acerca de una persona que ni siquiera ha conocido antes. Esta es una bandera roja que dice mucho sobre el carácter de alguien.

Las personas que son groseras con alguien que ni siquiera conocen, o peor aún, comienzan a hacer comentarios negativos sobre su apariencia física – son personas tóxicas que no necesitas en tu vida.

8. Siguen siendo superficiales

No es difícil identificar a las personas que actúan como si todavía estuvieran en la escuela secundaria. Tienden a despreciar a los demás y a juzgarlos sólo por su apariencia. Se ven a sí mismos como los mejores – otros van mal vestidos, sucios y son indignos si no tienen lo último en ropa de moda o si no conducen el coche más nuevo.

Las personas tóxicas se consideran superiores en clase que todos y los demás deberían admirarlas.

9. Son irrespetuosos con todos

La gente tóxica no tiene modales. Siguen cortando a la gente al conducir, no dicen ‘lo siento’ o ‘gracias’ y así sucesivamente. Tienen un comportamiento social tan perturbador que no puedes evitar preguntarte cómo es posible que alguien no se avergüence de sí mismo y qué tipo de padres criaron a estas personas.

10. Son física o emocionalmente abusivos

Este se explica por sí mismo. Cualquier persona que es abusiva hacia otros no puede ser una buena persona. Punto final. Y, si nos encontramos siendo agredidos ya sea física o emocionalmente, o si descubrimos que otra persona o animal está siendo agredido – debemos informar del caso inmediatamente a las autoridades.

11. No asumen ninguna responsabilidad por sus acciones

Este comportamiento va de la mano con el #3, pero es mucho peor. Estas personas no pueden asumir la responsabilidad de sus acciones porque no ven ningún defecto en ellas. A menudo se les puede encontrar discutiendo con una figura de autoridad y exponiendo agresivamente sus explicaciones ilógicas.

12. No tienen compasión

El rasgo más humano que posee una persona es su capacidad de sentir empatía y compasión por los demás. Sin embargo, estos rasgos faltan en una persona tóxica. Una persona tóxica es incapaz de identificarse con los demás ni de tener compasión por alguien.

Si muestran algo de compasión, normalmente es falsa y se hace para obtener algo de ti o de los demás.


¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!