6 Señales físicas de un despertar espiritual

Despertar no es cambiar lo que eres, sino descartar lo que no eres.

Deepak Chopra.




Un despertar espiritual significa algo diferente para todos, pero la mayoría de nosotros tenemos algunos síntomas en común cuando pasamos por cambios en este nivel. Despertar espiritualmente tiene mucho que ver con despojarse de su viejo yo y creencias y llegar a una comprensión más completa de quién eres en un nivel cósmico profundo. No significa que hayas cambiado, como el sabio Chopra dijo arriba, sino que has cambiado tu perspectiva y ya no ves el mundo y a ti mismo a través de un lente limitada. Ves el panorama general y entiendes que eres una pequeña parte de un plan más grande y todo el plan al mismo tiempo. Con todos estos cambios espirituales y nuevas comprensiones vienen cambios tanto mentales como físicos.

Repasaremos algunos de los síntomas que puedes experimentar a medida que atraviesas un despertar espiritual.

6 SEÑALES O SÍNTOMAS FÍSICOS DE UN DESPERTAR ESPIRITUAL:

1. TUS SENTIDOS SE MAGNIFICAN.

Sentirás, oirás, verás, olerás y saborearás todo mucho más vívidamente. Puedes sentir más sabores en los alimentos que comes y, de hecho, distinguirlos. Los colores te parecerán más vibrantes, y el mundo puede parecer más “nítido”. Es posible que escuches más conversaciones que antes con otras personas en público, simplemente porque su audición se amplifica. Los olores, tanto buenos como malos, son más evidentes para ti ahora. Todos estos cambios ocurren porque tu vibración, o frecuencia, está aumentando rápidamente, lo cual viene con la capacidad de sentir todo más intensamente.

2. EL DESEO DE UN ESTILO DE VIDA MÁS SALUDABLE.

A medida que continúas en tu camino espiritual, es posible que tengas el deseo de sentirte más “ligero”. Querrás eliminar todo lo que pesa en tu vida, incluyendo una dieta pobre y hábitos de estilo de vida. Los alimentos que comemos tienen un gran impacto en cómo nos sentimos mental y emocionalmente, y probablemente tendrás una inclinación a comer una dieta mucho más limpia. Tu vibración está aumentando, así que naturalmente, querrás darle a tu cuerpo los alimentos que necesita para mantener tus niveles de energía altos. Incluso si no has sido un gran fanático del ejercicio, es posible que también te veas involucrado en más actividades físicas.

3. EXTRAÑOS PATRONES DE SUEÑO.

Con todos los cambios energéticos que te están sucediendo, podrías encontrarte teniendo rutinas de sueño extrañas. Algunas noches, te puede llevar horas ir a dormir, y otras noches, te puedes acostar y dormir inmediatamente. Puedes encontrarte que te despiertas en medio de la noche sin razón aparente y tener dificultad para volver a dormirte. Si nunca has sufrido de insomnio antes, puede ser que ahora se esté convirtiendo en un problema. En pocas palabras, tendrá noches en las que no podrás esperar para acostarte y dormir, y otras en las que no te sentirás cansado en absoluto. Todo es una parte normal de tu despertar espiritual, así que no te preocupes demasiado. Si tienes dificultad para dormir, trata de tener una rutina relajante a la hora de acostarte y no uses aparatos electrónicos un par de horas antes de acostarte.




4. SENSACIÓN DE HORMIGUEO EN LA CABEZA.

A medida que tu conciencia literalmente se expande, esto causará cambios inevitables en tu cerebro. Nueva información y conocimiento está pasando a través de tu cerebro cada día, y esto puede resultar en sensaciones “como de hormigueo” en tu cerebro. Siempre y cuando no tengas migrañas coexistentes con las sensaciones de hormigueo, no deberías tener nada de qué preocuparte. La presión en tu cabeza simplemente está tratando de equilibrarse debido a la expansión de la conciencia que estás experimentando.

5. TUS EMOCIONES SON MÁS TURBULENTAS.

Podrías preguntarte: “¿Cómo es esto una sensación física?” Bueno, las emociones tienen una respuesta física muy real en nuestros cuerpos. Puedes sentirte exuberante un día, lo que te llevará a un aumento de energía y a la liberación de más sustancias químicas que te hacen sentir bien. Sin embargo, puedes sentirte de mal humor y deprimido al día siguiente, lo cual acabará en baja energía y más cortisol en su cuerpo. Todas estas reacciones químicas en tu cuerpo también tendrán un efecto en tus emociones, lo cual crea un círculo vicioso de hecho. No intentes luchar contra tus emociones; simplemente sigue la corriente y deja que pasen a través de ti sin juzgarte. Luego, suéltelas suavemente y asegúrate de tomar tiempo para el cuidado personal y la curación durante este tiempo.

6. ANTOJOS DE CIERTOS ALIMENTOS.

A medida que te pongas más en contacto con tu mente, cuerpo y espíritu, comenzarás a saber exactamente lo que tu cuerpo necesita para funcionar de manera óptima. Si tienes antojo de alimentos salados, esto significa que necesitas incluir más verduras en tu dieta. Si te apetece algo dulce, ve por una manzana o un plátano. Comenzarás a aprender los pormenores de tu cuerpo y empezarás a escucharlo para obtener información sobre lo que requiere nutricionalmente. También podrías tener una repentina aversión a los alimentos que te gustaban, como pizza, helados o cualquier cosa “pesada”. Las intolerancias a los alimentos también pueden aumentar en ti.





¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!