11 Signos del Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)

11 Signos del Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)

La ansiedad ocasional es una parte normal de la vida. En algún momento puedes preocuparte por cosas como la salud, el dinero o los problemas familiares. Pero las personas con trastorno de ansiedad generalizada (TAG) se sienten extremadamente preocupadas o nerviosas por estas y otras cosas, incluso cuando hay poca o ninguna razón para preocuparse por ellas. A las personas con TAG les resulta difícil controlar su ansiedad y mantenerse concentrados en las tareas diarias.




¿Qué es el trastorno de ansiedad generalizada (TAG)?
El trastorno de ansiedad generalizada es uno de los trastornos de ansiedad más comunes y afecta a millones de personas de la población adulta. Aunque puede ocurrir en cualquier momento de la vida, los puntos más comunes de inicio ocurren entre la infancia y la mediana edad. Si eres mujer, tienes el doble de probabilidades que los hombres de padecer el Trastorno de Ansiedad Generalizada.

Las personas con síntomas del trastorno de ansiedad generalizada tienden a esperar siempre un desastre y no pueden dejar de preocuparse por la salud, el dinero, la familia, el trabajo o la escuela. En las personas con TAG, la preocupación es a menudo poco realista o desproporcionada para la situación. La vida diaria se convierte en un estado constante de preocupación, miedo y pavor. Eventualmente, la ansiedad domina tanto el pensamiento de la persona que interfiere con el funcionamiento diario, incluyendo el trabajo, la escuela, las actividades sociales y las relaciones.

Signos y síntomas
El TAG afecta la manera en que una persona piensa, pero la ansiedad también puede llevar a síntomas físicos. La investigación muestra que los síntomas del TAG pueden incluir:

11 síntomas del Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)

  1. Preocupación excesiva. Uno de los síntomas más comunes del TAG es la preocupación excesiva. Para ser considerado un signo de TAG, la preocupación debe ocurrir en la mayoría de los días durante al menos seis meses y ser difícil de controlar. La preocupación también debe ser grave e intrusiva, lo que dificulta la concentración y el cumplimiento de las tareas diarias.
  2. Sentirse nervioso. Es normal para alguien que se siente ansioso se sienta nervioso, pero las personas con TAG experimentan este tipo de excitación durante períodos prolongados de tiempo y no son capaces de reducir la excitación tan rápidamente como aquellos que no tienen TAG.
  3. Inquietud. Cuando alguien experimenta inquietud, a menudo la describe como si se sintiera «nervioso» o con un «impulso incómodo de moverse». Aunque la inquietud no ocurre en todas las personas con TAG, es una de las señales de alerta que los médicos buscan con frecuencia cuando hacen un diagnóstico. La inquietud debe ocurrir en la mayoría de los días durante más de seis meses.
  4. Fatiga. Otro síntoma del trastorno de ansiedad generalizada es que se fatiga fácilmente o fatiga crónica. Este síntoma puede sorprender a algunos, ya que el TAG se asocia comúnmente con hiperactividad o excitación.
  5. Dificultad para concentrarse. La dificultad para concentrarse es un síntoma mencionado en la mayoría de las personas diagnosticadas con TAG.
  6. Irritabilidad. La mayoría de las personas con TAG reportan sentirse altamente irritables, especialmente cuando su ansiedad está en su punto máximo.
  7. Tensión muscular. Las personas con TAG a menudo experimentan tensión muscular la mayoría de los días de la semana. Aunque los músculos tensos pueden ser comunes, no se entiende completamente por qué están asociados con el TAG. Es posible que la tensión muscular en sí misma aumente la sensación de ansiedad, pero también es posible que la ansiedad lleve a un aumento de la tensión muscular, o que un tercer factor cause ambas cosas.
  8. Dificultad para conciliar el sueño o para permanecer dormido. Los trastornos del sueño están fuertemente asociados con el TAG. Despertarse en medio de la noche y tener problemas para conciliar el sueño son los dos problemas que se reportan con más frecuencia. Aunque el insomnio y el TAG están estrechamente relacionados, no está claro si el insomnio contribuye al TAG, si el TAG contribuye al insomnio o ambos. Lo que se sabe es que cuando se trata el TAG subyacente, el insomnio con frecuencia también mejora.
  9. Dolores de cabeza. Los dolores de cabeza crónicos y las migrañas son a menudo un síntoma de un trastorno de ansiedad, particularmente en el TAG.
  10. Sudor. La sudoración es en realidad una respuesta natural al estrés relacionada con la respuesta de «pelear o escapar», y sirve como una adaptación que en realidad tiene muchas ventajas. El sudor en la piel eventualmente se evaporará, enfriando el cuerpo para prevenir temperaturas internas elevadas. Desafortunadamente, sudar con TAG no es necesario para enfriar el cuerpo, sino que simplemente causa un efecto secundario no deseado que la mayoría de las personas desean poder detener.
  11. Problemas de estómago. Las personas con TAG a menudo experimentan náuseas, diarrea o síndrome del intestino irritable.

Diagnóstico y tratamiento del TAG
Vivir con TAG presenta muchos desafíos, pero sin tratamiento puede quitarle toda la alegría a la vida. Lo mejor que puede hacer una persona que lucha contra la ansiedad es obtener una evaluación profesional. Un psiquiatra u otro profesional de la salud mental usará observaciones, entrevistas y otras herramientas de evaluación para determinar si alguien debe ser diagnosticado con TAG u otro trastorno de ansiedad. Con un diagnóstico preciso por parte de un profesional, el tratamiento puede comenzar.




El tratamiento del TAG es esencial para vivir bien con esta afección crónica. Los trastornos de ansiedad no tienen cura, pero se pueden manejar con éxito con tratamiento y autocuidado. Los medicamentos son un componente importante del tratamiento general de la ansiedad. A los pacientes a menudo se les prescriben benzodiacepinas para controlar la ansiedad a corto plazo y antidepresivos, que tardan más tiempo en comenzar a funcionar, para un control a largo plazo.

Junto con los medicamentos, los pacientes que reciben tratamiento para la ansiedad se benefician de la terapia. La terapia cognitivo-conductual (TCC) es el estándar aceptado para el manejo de la ansiedad. La TCC enseña a los pacientes a reconocer los pensamientos y comportamientos negativos, a ser conscientes de las preocupaciones y miedos irracionales y a tomar medidas para cambiarlos. Además, un plan de tratamiento integral del TAG incluye estrategias de enseñanza para la relajación, para lidiar con el estrés y para practicar hábitos saludables que combatan la ansiedad.

Fotografía: Priscilla Du Preez

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!