Por qué nos aferramos a las cosas que no son para nosotros

Por qué nos aferramos a las cosas que no son para nosotros

Solía preguntarme cómo no dejo ir las cosas que me están matando, cuando a la vez siento que me matarían dejarlas ir. Cómo decidir entre “si las cosas están destinadas a ser, lo serán” y “si lo quieres, tienes que ir a buscarlo”.




Creo que nos aferramos más a las cosas que no son para nosotros porque, en cierto modo, sabemos que no son realmente nuestras. Siempre estamos buscando el amor que sabemos que no tenemos. Siempre estamos tratando de probar las cosas que no son completamente evidentes.

Sabemos que cuando dejemos de pensar, hablar y revisar los detalles una y otra vez, todo habrá terminado. Cuando todo lo que existe es una idea, la única manera de mantenerla es aferrarse a ella.

Porque dejar ir tiene poco que ver con darle permiso a alguien para que deje nuestras vidas, o que declare que ya no nos ama, o que se vaya para siempre, y mucho que ver con aceptar que ya se ha ido.

No sé nada sobre el destino. Pero sí sé que las cosas que son nuestras no requieren que nos aferremos a ellas mental y emocionalmente para que permanezcan con nosotros. Que las mejores cosas nunca son forzadas, nunca son creadas a partir de un ultimátum, nunca nos dejan tambaleándonos y cuestionándolas durante meses o años.

Sé que no puedes demostrar lo mucho que amas por lo mucho que te duele la pérdida. Que no demuestras tu carácter por lo bien que puedes convencer a otras personas de que estás haciendo lo correcto.




Y sé que nunca es el amor lo que te hace daño, es el apego a la idea de lo que se supone que es y por cuánto tiempo se supone que debe ser. Sé que nunca seremos capaces de encontrar el amor verdadero a menos que aprendamos a separarnos de lo que debería ser. Sé que nunca vamos a encontrar la verdadera felicidad hasta que hagamos lo mismo. Sé que aquí nada dura, y la idea de que lo haga es una ilusión: finalmente lo perdemos todo, todo lo que tenemos, lo que somos y lo que poseemos.

Así que el punto no es lo que perdemos, sino lo que teníamos en primer lugar. No estamos destinados a lograr cosas como los puntos en un currículum vitae.

Un poco de amor nos enseña lo que tiene que enseñarnos en un mes. Algunos toda una vida. Ninguno es más importante que el otro.

Las cosas que están destinadas a nosotros son las cosas que nos obligan a dejar de buscar una luz externa, pero a empezar a convertirnos en ella. Las cosas que son para nosotros son difíciles, alegres, hermosas e insoportables. Son las cosas en las que no pensamos.

Las cosas que no tenemos que aferrarnos fuertemente para hacer que sucedan.




Artículo original de Brianna Wiest.

Fotografía: Garidy Sanders

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!