Por qué debes tener más libros de los que puedes leer

Por qué debes tener más libros de los que puedes leer

Tsundoku es na palabra japonesa que literalmente significa «pila de lectura«.




Sin embargo, esto se traduce en algo más que eso. Es un hábito.

Es una tendencia a comprar libros que nunca se acaban de leer. Y puede que pienses que eso no es bueno, pero te sorprenderías.

Hay belleza en un montón de libros, apilados por tu casa, rodeándote como una manta caliente, incluso cuando no los lees.

¿Cómo es eso?

Te recuerdan que todavía tienes mucho que aprender. Que en la vida, siempre hay algo más que descubrir, algo más que desentrañar, y que siempre hay páginas que puedes leer.




Todos somos culpables de esto. Navegamos por una librería y compramos un libro que nos sorprende, con la intención de leerlo más tarde. Pero la vida está demasiado ocupada. La vida es demasiado rápida. Y a veces, apenas tenemos las ganas o la energía para leer.

Lo que acabamos teniendo es una pila de libros sin leer, dispersos por algunas esquinas, un recordatorio de nuestra culpa y negligencia.

Pero ten la seguridad de que no hay nada de lo que sentirse culpable. Sólo tienes que verlo de otra manera.

El poder de tener una «antilibrería»

Sí, en realidad hay una palabra para eso.

En su libro más vendido, The Black Swan: The Impact of the Highly Improbable (El cisne negro: el impacto de lo altamente improbable), el autor y estadístico Nassim Nicholas Taleb argumenta que una antilibrería es en realidad algo que puede beneficiarte.




La realidad es que los libros no leídos tienen el mismo valor, quizás incluso más que los libros que ya hemos leído.

Taleb pone como ejemplo al legendario escritor italiano Umberto Eco. El prolífico escritor era famoso por poseer una biblioteca personal, que albergaba más de 30.000 libros.

¿Las leyó todas? Bueno, no.

Pero esa no es la cuestión.

Mucha gente quedó impresionada por la cantidad de libros que poseía. Pensaban que la asombrosa cantidad de literatura que leía era la razón por la que tenía tanto conocimiento y éxito.

Pero la biblioteca no fue construida para alimentar su ego. En realidad, la amplia biblioteca de Eco era un testimonio de todo lo contrario: su humildad sobre las cosas que no sabía, pero que anhelaba aprender.

Constantemente le recordaba su voraz deseo de aprender. Lo mantuvo curioso, hambriento y apasionado por saber más.

Y aunque no acumules la misma cantidad de libros, esa pila creciente de literatura no leída en sus estantes todavía puede hacer lo mismo por ti.

Mientras Taleb entona:

«Una biblioteca privada no es un apéndice que estimula el ego, sino una herramienta de investigación. Los libros leídos son mucho menos valiosos que los no leídos.»

«La biblioteca debe contener tanto de lo que no sabes como sus medios financieros, las tasas hipotecarias, y el mercado inmobiliario actual te permiten ubicarte. Acumularás más conocimiento y más libros a medida que crezcas, y el creciente número de libros no leídos en las estanterías te mirarán amenazadoramente.»

«De hecho, cuanto más sabes, más grandes son las pilas de libros no leídos.»

Puede que quieras leer todos los buenos libros que se hayan publicado. Pero incluso Eco, que tenía el fuerte deseo de hacerlo, admitió que tal hazaña es imposible. Incluso calculó el número de libros que se pueden leer en la vida. 25,200 libros – si lees uno cada día desde los 10 hasta los 80 años de edad.

Sobreestimamos nuestro conocimiento pero subestimamos las cosas que no sabemos.

Vivimos en una cultura que premia el conocimiento por encima de todo. La sociedad nos ha programado para creer que cuanto más sabemos, mejores son nuestras posibilidades de éxito, mejor es nuestra posición en la vida.

Taleb escribe además:

«Tendemos a tratar nuestro conocimiento como propiedad personal que debe ser protegida y defendida. Es un adorno que nos permite ascender en el orden jerárquico. Así que esta tendencia a ofender la sensibilidad bibliotecaria de Eco al enfocarse en lo conocido es un sesgo humano que se extiende a nuestras operaciones mentales.»

Pero es tu falta de conocimiento lo que te empujará hacia el éxito. Es tu curiosidad y el profundo deseo de saber lo que cambia tu perspectiva, lo que alimenta tu motivación.

Las personas más exitosas en la vida son las que nunca quieren dejar de aprender.

Se llama el arte de la humildad intelectual. El valor de admitir: «No lo sé».

Y si tus estantes contienen más libros que no has leído que los que has leído, entonces deberías estar orgulloso. Porque significa que tu sed de conocimiento es más fuerte que tu deseo de demostrar que eres conocedor.

Esos montones de libros no leídos no deberían culparte. En lugar de ello, debes considerarlos como un recordatorio. Deberías apreciarlos como un montón de viejos amigos.

Porque esos libros no son trofeos de todo lo que has adquirido. Son una señal de cuánto aún no sabes, cuánto más podrías aprender y cuánto mejor podrías seguir siendo. Son sus faros de potencialidad.

Y para ser honesto, eso marca la diferencia en el mundo.

Fotografía: Sharon McCutcheon

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!