3 Comportamientos que te hacen tener menos dinero (y cómo evitarlos)

3 Comportamientos que te hacen tener menos dinero (y cómo evitarlos)

¿Tener menos dinero es una lucha constante para ti? ¿Te resulta difícil ahorrar a pesar de lo que ganas en el trabajo? Puede que estés adoptando hábitos y comportamientos que reducen el dinero en lugar de hacerlo crecer. Es posible que esté ganando una buena cantidad de dinero, pero tu actitud hacia tus finanzas podría necesitar algún ajuste si te das cuenta de que no lo estás gastando en cosas que valen la pena (o ahorrando para ellas).




Según un estudio del Instituto TIAA de la Universidad George Washington y el Centro Global de Excelencia en Alfabetización Financiera, la mayoría de las personas no tienen una idea clara de su salud financiera. En un estudio con 1,043 adultos se les pidió que respondieran 28 preguntas en una encuesta, pero sólo el 49 por ciento de estas preguntas fueron contestadas correctamente. Menos del 20 por ciento también obtuvo menos de siete respuestas correctas, lo que equivale a menos del 25 por ciento.

Estar financieramente sano no se trata sólo de tener mucho dinero en el banco. También se trata de tener hábitos positivos con el dinero. Aquí hay algunos comportamientos que te sorprenderá saber que en realidad están afectando a tu bienestar financiero.

3 COMPORTAMIENTOS QUE TE HACEN TENER MENOS DINERO (Y CÓMO EVITARLOS)

«Vivir con menos de lo que ganas es cuestión de controlarte, no de matemáticas.»
Dave Ramsey

1. NO TIENES UNA PERSPECTIVA POSITIVA CUANDO SE TRATA DE DINERO

Tener dinero para comprar cosas bonitas es una buena manera de vivir. Pero si tu motivación para tener dinero es principalmente porque quieres mantener el status quo y hacer que tu vida sea satisfactoria, entonces podrías caer fácilmente en una trampa.

Si perdieras todo ese dinero hoy, ¿cuánto cambiaría en tu vida? La verdad es que sólo unas pocas cosas deberían ser diferentes en tu vida, ya sea que tengas más que suficiente o te falte dinero.




¿Recuerdas cómo eras cuando recibiste tu primera paga por tu trabajo? Probablemente estabas emocionado de gastarlo todo en las cosas que querías. Pero entonces te diste cuenta rápidamente de que te quedaba muy poco dinero una vez que pagaste tus facturas, el alquiler y los préstamos.

Ahora, aplica esta situación a la manera en que gestionas tus finanzas cada mes. ¿Siempre recibes la sorpresa de tu vida cuando miras las operaciones de tu tarjeta de crédito y te das cuenta de que has gastado más de lo que esperabas? Pensaste que tendrías suficiente para gastar porque tienes una buena paga, pero te das cuenta de que ya lo has gastado y usas el crédito. Este es el tipo de perspectiva que arruina la salud financiera de la mayoría de las personas.

UNA PERSPECTIVA SALUDABLE VERSUS NO SALUDABLE SOBRE EL DINERO
Alguien con una perspectiva financiera saludable sabe que no debería gastar más de lo que gana. Estos son los individuos que también conocen muy bien sus números para poder mantener sus gastos bajo control. Estas son las mismas personas que, a pesar de su dinero, siguen trabajando y presionándose a sí mismas en lugar de sentirse satisfechas con lo que ganan. No es sólo el dinero lo que impulsa su vida.

Es fácil para la gente perder su perspectiva sobre el dinero, especialmente si ganan regularmente una cantidad sustancial. Pero, ¿te has dado cuenta alguna vez de cómo los millonarios o multimillonarios disfrutan de su riqueza? Tienen más que suficiente para vivir cada día con lujo. Pueden disfrutar de su vida como si estuvieran en unas vacaciones constantes si lo desean, pero eso no es lo que hacen.

En cambio, siguen trabajando y mejorando su negocio o empresa. Sí, pueden tomar algunas vacaciones, pero no hacen de eso su estilo de vida. En lugar de pensar que pueden estar de vacaciones durante el resto de su vida ya que son súper ricos, la mayoría de los días siguen su rutina.




Estos líderes de negocios multimillonarios tienen la perspectiva correcta sobre el dinero. Mantienen un equilibrio entre sus ingresos y gastos. Incluso si ganas una gran cantidad, todavías puedes sentir un desequilibrio y tu vida todavía puede estar incompleta si consumes más de lo que ganas. Desafortunadamente, para la mayoría de las personas, tener un superávit de dinero se siente como una licencia para gastar sin cesar.

ENTONCES, ¿CÓMO SE FIJA ESTA PERSPECTIVA EN EL DINERO?

  • Lleva un registro de tus gastos diarios.
  • Debes saber cuánto dinero te queda después de pagar tus obligaciones y gastos de subsistencia.
  • Divide el dinero sobrante para que dure 30 días. Lo que sea que tengas, ese es tu gasto diario para el próximo mes.
  • Cada vez que salgas a cenar, ir de compras o disfrutar de un fin de semana de ocio, ten en cuenta esta cantidad para mantener una perspectiva equilibrada de tu dinero.
  • Si estás a punto de comprar un par de zapatos, piensa en cuánto de su precio consumiría tu presupuesto diario. Si te das el gusto de comprar, ¿cuánto te sobra? ¿Pasarías la semana que viene o el mes que viene? Si no es así, vuelve a poner el artículo en el estante.
2. TIENES UN APEGO INSANO A LO QUE EL DINERO PUEDE COMPRAR

¿Con qué frecuencia sales a cenar o comprar un café con leche caro? Puede que no parezca perjudicial comprar un Starbucks Grande como recompensa diaria. Si sientes que mereces darte este gusto después de un largo y desafiante día de trabajo, entonces la indulgencia puede no parecer algo malo.

Podría parecer un gasto digno si cenas en un restaurante elegante con tus amigos todos los fines de semana. Necesitas relajarte al final de la semana y sientes que también te mereces estos simples placeres en la vida. Así que, ¿qué mejor manera de celebrar una semana de trabajo duro que probar la última moda de la comida con su grupo, verdad?

Sin embargo, si suma cuánto te está costando un café con leche diario de Starbucks o un derroche semanal en una cena, podrías sorprenderte al saber cómo está afectando realmente a tu bienestar financiero. Esto no quiere decir que no debas complacerte. Sin embargo, podrías estar manifestando un comportamiento adictivo si pones demasiado dinero en conseguir estos placeres. Si tu perspectiva es que «necesitas» obtener una dosis diaria de Starbucks, esto podría ser un apego poco saludable.

Ahora, estos comportamientos adictivos no tienen los mismos efectos serios que un problema real de adicción o abuso de sustancias, pero podrían estar causando que tus finanzas se salgan de control. El profesor asistente de psicología de la Universidad Estatal de San Francisco, Ryan T. Howell, dice que al menos el 10 por ciento de los adultos tienen un trastorno compulsivo de compra o gasto. Así es como los adictos a las compras terminan acumulando facturas.

PUNTOS SOBRE EL EQUILIBRIO DEL GASTO
El rasgo común entre los consumidores compulsivos es que se sienten mejor después de recompensarse a sí mismos. También piensan que sus indulgencias son buenas para su bienestar. Si te encuentras gastando regularmente más allá de tus medios para «recompensarte», ten en cuenta estos puntos:

  • Los expertos dicen que no está mal permitirse el placer de disfrutar de lo que ganas. Sin embargo, a medida que disfrutas de tu dinero, también debes equilibrarlo controlando tus gastos.
  • Presta atención a tus números y a las facturas de tu tarjeta de crédito, incluso aunque sientas que tienes dinero y todo va bien.
  • Se realista sobre tus hábitos de gastos y revisa regularmente tu presupuesto diario para que tus gastos no excedan el dinero que ganas.
  • Antes de pagar algo, pregúntate siempre si realmente necesitas este artículo o servicio.

Si te acostumbras a evaluar tu presupuesto y tus gastos diarios, probablemente encontrarás una manera de frenar tu personalidad adictiva y tus apegos malsanos al dinero.

3. TE NIEGAS A LIDIAR CON TU DESORDEN COMPULSIVO DE COMPRA

La oniomanía o trastorno de compra compulsiva (TCC) es una condición psicológica real. Los expertos han estado investigando este trastorno durante años y han encontrado que su tasa en realidad está aumentando cada año.

Cuando no se controla, el TCC puede estar relacionada con trastornos del estado de ánimo y ansiedad, control de los impulsos y trastornos alimentarios, así como con ciertos problemas de abuso de sustancias. Según la Psiquiatría Mundial, esta afección no tiene un tratamiento estándar, pero algunos expertos han tratado de usar medicamentos psicotrópicos para sus pacientes en forma de antidepresivos. Otros también han probado la terapia cognitivo-conductual.

Sin embargo, el estudio también indicó que la medicación por sí sola no resolverá el problema. Si a una persona se le ha diagnosticado trastorno de compra compulsiva, el primer paso para curar este trastorno es reconocer que tiene problemas para manejar el dinero.

  • Ocultas tus compras a su cónyuge
  • Compras demasiadas cosas que realmente no necesitas
  • Gastas una gran parte de tus ingresos en estos artículos
  • Esperas que estas compras mejoren tu vida o te den una falsa sensación de seguridad
  • Experimentas conflictos en tu relación debido a la forma en que gastas tu dinero

Ten en cuenta, sin embargo, que reconocer que puedes tener un problema con el manejo de tu dinero no es una señal de debilidad. Admitir tu error te humaniza de una manera que puede ser humillante. Pero también puede enseñarte a ser financieramente maduro.

CUATRO PASOS PARA FRENAR UN TRASTORNO DE COMPRA COMPULSIVA

1. NEGARSE A USAR TARJETAS DE CRÉDITO
Para ser proactivo en el manejo de tus finanzas, es posible que tengas que cancelar tus tarjetas de crédito y dejar de emitir cheques hasta que recuperes tus fondos. Las tarjetas y los cheques son herramientas que pueden alimentar el trastorno de compra compulsiva. Las tarjetas de crédito, especialmente, hacen que la libertad de comprar cosas sea más fácil, pero la carga de pagar una deuda mucho más difícil. Por lo tanto, tienes que aprender a dejar de depender de esta herramienta.

2. CONSIDERA LA TERAPIA
Si tus problemas con el dinero siguen siendo exagerados a pesar de cortar tus tarjetas de crédito, entonces es posible que tengas que someterte a terapia y a un plan de tratamiento con un profesional. Reconocerás esta necesidad si tu experiencia de compra te trae más sentimientos negativos que positivos a largo plazo.

Al igual que reconocer que puedes tener problemas para manejar el dinero, reconocer que puedes necesitar un terapeuta tampoco te hace débil. Se necesita ser una persona fuerte para someterse al proceso de terapia, ya que nunca es fácil examinar lo que podría estar mal en ti para empujarte a gastar de forma imprudente.

3. ENCONTRAR UN GRUPO DE APOYO
Si un terapeuta no es suficiente, es posible que también tengas que someterte a un programa de 12 pasos, como Deudores Anónimos. O bien, puedes buscar en un grupo en Facebook o en foros de mensajes donde puedas discutir tus dificultades. Puede ser útil y terapéutico abrirse a un grupo de apoyo que entienda por lo que realmente estás pasando.

4. TRABAJAR CON AGENCIAS DE COBRO
Además, trata de contactar con una agencia de cobro o de consumidores en lugar de evitar estas compañías. Algunas de estas agencias podrían ofrecer asesoría crediticia y programas de administración de deudas de forma gratuita para ayudarte a recuperar tus finanzas.

PENSAMIENTOS FINALES SOBRE LOS COMPORTAMIENTOS QUE TE HACEN TENER MENOS DINERO.

Puede parecer desafiante al principio superar problemas y comportamientos que disminuyen el dinero. Pero cuanto más los ignores, más tiempo tardarás en salir de esta rutina.

Ten una mentalidad positiva, desarrolla paciencia y practica la diligencia. Esto te ayudará a ser más consistente en el manejo de tus finanzas. Con determinación, puedes tener éxito en salir de las deudas.

Fotografía: Artem Bali

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!