7 Pasos en la toma de decisiones sabias

7 Pasos en la toma de decisiones sabias

Probablemente una de las cosas desafiantes que hacemos a diario es tomar decisiones. De hecho, Ernst Pöppel, un investigador del cerebro, dijo que tomamos casi 20.000 decisiones cada día y la mayoría de ellas se toman a la velocidad del rayo o inconscientemente. Pero la mayoría de nosotros seguiríamos considerando la toma de decisiones como una de las actividades más difíciles que realizamos constantemente, especialmente si están en juego cosas más importantes como nuestra carrera y nuestro éxito, y no simplemente elegir qué comida comer, qué ropa llevar o qué producto en particular se ajusta a nuestros estándares y es lo suficientemente digno para ser comprado.




Con tantas opciones bajo el sol, ¿cómo estamos seguros de que estamos viviendo nuestras vidas al máximo mientras tomamos decisiones sabias que pueden tener un impacto a largo plazo en nuestro éxito en el futuro?

7 Pasos en la toma de decisiones sabias

PASO 1: Evaluación
Aquí es donde entran en juego los «pros» y los «contras». Y la mejor manera de evaluar las posibles opciones es creando una lista de resultados positivos y negativos. Todo lo que tenemos que hacer es conseguir un trozo de papel, doblarlo por la mitad, y encima del papel etiquetarlo con una de nuestras posibles opciones. A continuación, enumera todas las ventajas a la izquierda y las desventajas a la derecha. Podemos escribir tantas como queramos y también podemos decidir si queremos usar el reverso de nuestro papel para nuestra opción 2 o tener una hoja separada para ello. Recuerda que no debemos limitarnos a la idea de elegir entre 2 opciones solamente, lo que significa que también somos libres de tener 3 o más opciones, dependiendo de nuestra preferencia y situación. (Por ejemplo, si estás planeando cambiarte a otra universidad cercana, es mejor que elijas entre las 3 o 5 mejores de tu zona).

PASO 2: Consulta
En esta etapa de la toma de decisiones, nos abrimos a la opinión y al consejo de otras personas sobre nuestra situación. Ten en cuenta que sólo debemos buscar a personas que sean más sabias, más maduras y mayores que nosotros, dado que tienen más experiencia en la materia, lo que asegurará que no introduzcamos ideas que puedan llevarnos por mal camino.

PASO 3: Preparación
Según la doctora Chloe Carmichael, psicóloga clínica: «Cuanto más grande sea la decisión, más tiempo llevará«. No es un requisito que decidas inmediatamente después de consultar el punto de vista de otras personas. Porque a veces hay una tendencia a ser demasiado emocionales en este momento, lo que puede afectar a nuestra capacidad de tomar decisiones racionales, lo que conduce a un mal juicio. La falta de sueño y de descanso también puede ser un obstáculo para que decidamos sabiamente. Es por eso que es imprescindible que antes de tomar la decisión estemos preparados emocional, mental y físicamente para hacerlo. También es una buena idea adaptar la «Estrategia 10,10,10» que fue popularizada por Suzy Welch. Según Welch, antes de tomar una decisión debemos conceptualizar la idea de cómo nos sentiríamos después de 10 minutos, 10 meses y 10 años. Al hacer esta estrategia, tenemos en mente el futuro y no nos convencen fácilmente las recompensas a corto plazo que no nos conducirán a una satisfacción duradera.

PASO 4: Implementación
Después de evaluar cuidadosamente, consultar y prepararte para tomar la decisión. Ahora es el momento de proceder con el veredicto. En esta fase del proceso, debemos tener el valor de mantenernos firmes en nuestra convicción. También debemos aprender a confiar en nosotros mismos que podemos hacerlo. Ten en cuenta que «no tomar ninguna decisión sigue siendo una decisión«. Lo que Benedikt Ahlfeld explicó como otra forma de dar plena autoridad a alguien más para que tome el control de nuestras vidas dejándole decidir por nosotros. Es cierto que todavía necesitamos la orientación de los adultos, pero a medida que envejecemos, debemos ser más independientes para decidir por nuestro propio bienestar.




PASO 5: Prepárate para el impacto
También debemos estar preparados para afrontar las consecuencias de nuestra decisión. Puede parecer aterrador al principio, especialmente si tomamos el riesgo y somos lo suficientemente valientes como para salir de nuestras zonas de confort, pero eventualmente nos acostumbraremos a ello y nos daremos cuenta de que dar el salto de fe nos llevará a un nivel completamente nuevo de grandes oportunidades.

PASO 6: Aceptación y responsabilidad
Incluso si el resultado de nuestra decisión no es lo que hemos planeado en mente, debemos aprender a aceptar nuestra situación y ser responsables de lo que hayamos decidido. No desperdiciemos nuestra energía en arrepentimientos. En cambio, debemos aceptar el cambio y abstenernos de culpar a los demás y especialmente a nosotros mismos en circunstancias difíciles.

PASO 7: Realización
La gente sabia aprende de sus errores. Después de que terminan de contemplar lo que han hecho mal, siguen adelante con sus vidas y no se agobian llevando cargas excesivas de estrés, culpa y críticas. Esto puede tomar un tiempo, pero a medida que pase el tiempo, nos daremos cuenta de que esto contribuirá al mejoramiento de nosotros mismos.

La toma de decisiones sabias es un ensayo y error. No hay garantía de que no nos arrepentiremos después de elegir una de las partes en cualquier situación. Pero seguro que siempre resultará en la superación personal, porque estamos aprendiendo a valorar la importancia de una planificación adecuada antes de ejecutar cualquier cosa. Mientras estemos contentos y no hagamos daño a otras personas, no hay nada de qué preocuparse.





¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!