3 hábitos de cinco minutos que pueden hacerte más enfocada, tranquila, productiva y feliz

3 hábitos de cinco minutos que pueden hacerte más enfocada, tranquila, productiva y feliz

Cuando miro con mucha franqueza mi propia experiencia, me doy cuenta de que mi estrés o irritación es a menudo el resultado del efecto «bola de nieve».




Tal vez derramé café en mis jeans blancos por la mañana (en ese momento todavía estaba relativamente tranquila), luego olvidé llevar mi permiso de conducir al servicio de renovación (en el cual empecé a estar un poco más irritable, pero de ninguna manera beligerante), y finalmente, recibí una multa de estacionamiento en los cinco minutos que me alejé del vehículo, en ese momento envié a toda mi ciudad una ola de calor con sólo el vapor que emanaba de mis oídos…

La verdad del asunto, en este escenario teórico, es que estas espirales de negatividad fueron probablemente el resultado de mi pensamiento negativo. Si me hubiera tomado un momento para calmarme después de derramar el café, tal vez hubiera estado lo suficientemente lúcido como para recordar mi permiso de conducir.

No debemos rendirnos tan rápido ante los acontecimientos aparentemente «catastróficos» de nuestra vida cotidiana. A veces, sólo tenemos que tomarnos un momento para realinearnos de adentro hacia afuera y volver a estar centrados en nuestra vida. Con esa idea en mente, aquí tienes tres hábitos muy simples y rápidos que puedes hacer por la mañana (y durante todo el día) y que te ayudarán a mantenerte en el camino correcto.

1. Haz una lista de gratitud
En la investigación psicológica positiva, la gratitud se asocia consistentemente con una mayor felicidad. Reconocer todo con lo que has sido bendecido diariamente puede ayudarte a poner tu vida en perspectiva y a ver ciertos problemas bajo una luz fresca y más optimista.

Comienza cada mañana con una lista escrita de tres cosas por las que estás agradecida, y siente realmente esa gratitud. No escribas las cosas por un sentimiento de obligación – habla con el corazón. Tanto si aprecias especialmente los besos babosos de tu perro como la máscara facial de arcilla de Séfora, asegúrate de reconocer qué es lo que te da un verdadero valor añadido a tu vida.




Quizás empieces a notar que tu mente inadvertidamente se dirige hacia esta lista a lo largo del día, y eso te ayudará a mantenerte en tierra también.

2. Meditar
La meditación es increíblemente gratificante y práctica por varias razones, pero para mí se reduce a entrenar mi mente para que permanezca enfocada en una tarea o idea durante períodos más largos de tiempo y para que esté completamente centrada en el momento presente (en vez de estar preocupada por el futuro o el pasado).

Si eres nueva en la meditación, simplemente ponte en una posición cómoda sentada y concéntrate en tu respiración. Cada vez que un pensamiento venga a la cabeza – y créeme, lo hará – no lo persigas más. Simplemente, sin juzgarlo, permite que se aleje y vuelve a enfocar tu atención en la pausa de «dentro y fuera» de tu respiración.

Si te frustras, no te preocupe.s Al igual que con cualquier habilidad nueva, esta práctica necesita algún tiempo para familiarizarse con ella. Sigue con ello, y concéntrate en ser libre de juicios y volver a la respiración.

Con el tiempo, comenzarás a notar que no sólo estás más enfocada en tus tareas diarias, sino que también estás más atenta a lo que está sucediendo a tu alrededor. Cuando hay menos pensamientos de distracción y ansiedad zumbando en tu cabeza, empiezas a captar con más frecuencia las hermosas sutilezas de la vida.




3. Establece intenciones
Antes de empezar tu día, puede ayudarte a centrarte si te alineas con tu propósito. Recuérdate todas las mañanas cuáles son tus metas finales de vida, y crea una o más intenciones para ese período particular de 12 horas que se ajuste a tus principios.

Por ejemplo, dos de mis valores fundamentales son ver las cosas desde la perspectiva de los demás (en otras palabras, ser empático) y crecer siempre (emocionalmente, espiritualmente, profesionalmente, etc.). Por esa razón, una de las intenciones específicas que me he fijado esta mañana ha sido la de superar el número medio de artículos que escribo cada día en uno.

Recuerda que cada nuevo día es un borrón y cuenta nueva. Sé siempre agradecido/a, humilde y amoroso/a, y todo encajará.

Fotografía: Caique Silva

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!