5 Cosas que hacer cuando alguien en quien confías te decepciona (y qué no hacer)

5 Cosas que hacer cuando alguien en quien confías te decepciona (y qué no hacer)

¿Alguna vez has recibido un ofrecimiento de ayuda de un compañero de trabajo o amigo de confianza cuando la necesitabas, pero al final no te ayudó? Estas personas tienen buenas intenciones en esos momentos y no están tratando deliberadamente de hacer las cosas más difíciles para ti, pero al final actuan así porque algo importante no se está haciendo. Es peor aún, cuando estas personas te abandonan, te dejan con sentimientos estresantes de resentimiento, ira y decepción.




Entonces, ¿qué puedes hacer para enfrentarte a ello y avanzar en tus relaciones con estas personas de una manera saludable? Aquí hay cinco cosas que debes recordar para que puedas protegerte de más daño, recuperar algo de confianza y también mantener tu paz.

1. Evita hacer suposiciones
Con una ruptura en la confianza, nos sentimos traicionados y heridos y a veces nos arrepentimos de haber contado con otros en primer lugar. La verdad es que nunca sabremos completamente lo que está sucediendo con los pensamientos o motivos de otra persona. Cuando evitamos hacer suposiciones, es más fácil evitar que nos encontremos con resentimientos y enfado hacia la persona o situación. Si decides pedirle otro favor a esa persona, entonces asegúrate de protegerte. Ofrécete a aligerar la carga si crees que tendrán dificultades con la solicitud. Y asegúrate de no ser ingenuo con tus expectativas. Si te decepcionaron en el pasado sin una buena explicación, entonces es muy probable que esto pueda ocurrir de nuevo.

2. Abre los canales de comunicación y hazles saber cómo te sientes
Extiende la mano para compartir tus sentimientos con aquellos que te importan. Si deseas que la relación sea más satisfactoria para ambas partes, debes estar dispuesto a hablar sobre los temas difíciles. Si no le dices a alguien que lo que está haciendo hiere tus sentimientos, ¿cómo lo van a saber? Déles el beneficio de la duda hasta que escuchen tu versión de la historia. Recuerde que cada uno está tratando con sus propias «cosas» lo mejor que puede, igual que tú. Asegúrate de afrontar el problema sin demostrar ira o resentimiento para que la otra persona no se ponga a la defensiva y pueda estar completamente consciente de tus sentimientos. Una vez que escuche tu historia, hazle saber que te sientes mal cuando dicen que se comprometerán con algo pero que en realidad nunca se presentan o pasan de ello. En general, protégete a ti mismo primero y mantén la relación después.

3. Deja pasar esta situación y acepta a la otra persona cómo está
Si las personas no se comportan de la manera que deseas, necesitas o esperas, incluso si confías en ellos, hará que aumente tu estrés si continúas perdiendo el tiempo tratando de comunicarte con ellos o convenciéndolos de que sigan adelante con su ofrecimiento de ayuda. Detente y sigue adelante. El tiempo que pasas tratando de llegar a ellos es tiempo que se podría dedicar mejor a tratar el problema en cuestión. No podemos controlar a otros u obligarlos a estar por completo, ni podemos esperar que cambien repentinamente. Si tampoco esperamos resultados futuros, es mucho más fácil aceptar la decepción. Tienes la opción de permitir que otros te lastimen o de permitir que desencadenen sentimientos negativos. Una vez que dejamos de tomarnos las cosas como algo personal, podemos mantener nuestra paz incluso cuando otros nos decepcionan.

4. Revisa tu inversión en la relación
Si este comportamiento es un patrón en tu relación, y esta persona te decepciona en muchas ocasiones, deberías considerar seriamente establecer un nuevo límite. Si tienes que trabajar con esta persona o es miembro de la familia, trata de mantener la distancia de manera imparcial. Si está cerca y has confiado en esta persona, puedes hacerle saber que si desea mantener una relación mutuamente satisfactoria contigo, es su responsabilidad cumplir con sus promesas. Todavía podréis continuar la relación a pesar de que la dinámica haya cambiado y eso verificará la importancia de la relación para ambos.




5. Sé proactivo, empieza a trabajar en alternativas y déjalo ir
La mejor manera de despejar tu mente de la decepción en aquellos en los que has confiado es encontrar otra manera de obtener la ayuda que necesitas. Si has dado a conocer tus sentimientos y nada ha cambiado, entonces es hora de dejarlo ir y seguir adelante. Independientemente de quién sea la persona, nunca está bien permanecer en una relación que te causa angustia emocional. En última instancia, enseñas a los demás cómo quieres que te traten, estableciendo límites firmes y sabiendo cuándo seguir adelante. Es hora de evaluar a aquellos que continuamente te defraudan. Y entonces podrás decidir lo que estás dispuesto a aceptar en esas relaciones.

Fotografía: Fred Moon

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!