Psicólogos explican cómo perdonar de verdad a alguien y dejarlo ir

Cuando hemos sido tratados injustamente por otros, debemos tener las herramientas para lidiar con eso para que los efectos de esa injusticia no se agarren de una manera insalubre.” Dr. Robert Enright

Todos sabemos lo que se siente cuando alguien te hace daño.




Todos hemos sentido el dolor de la traición y el dolor del maltrato.

Tal vez tu esposa te engañó.

Tal vez tus padres te descuidaron.

Tal vez tu amigo te mintió.

Tal vez alguien te repudió.




Tal vez tus compañeros se burlaron de ti.

Y la lista continúa…

Estas cosas molestaban entonces, y pensar en ellas molesta ahora, aunque en menor grado (ojalá).

Emociones y malas acciones

Nuestras reacciones ante la injusticia son diferentes. Algunos confían en su resolución, “levantando los pedazos” (o lo dicen, de todos modos); algunos son neutrales -quizás entumecidos-; a otros les resulta difícil seguir adelante.

Las emociones creadas por el maltrato pueden estar arraigadas en la psique. La razón de los efectos duraderos del maltrato es la siguiente: nuestros cerebros están conectados para crear una memoria en proporción a la excitación emocional de la situación.




Los campeones de la memoria de todo el mundo hablan de la excitación, que es la tendencia innata de nuestro cerebro a recordar cosas que son emocionalmente impactantes.

Desafortunadamente, esta “regla del cerebro” se aplica a los eventos adversos, incluyendo el abuso y el trauma. La regla también ayuda a explicar por qué las emociones asociadas con el maltrato – ansiedad, depresión, miedo, aislamiento, insomnio, etc. – pueden ser de larga duración.

Cuando experimentas emociones negativas – como las mencionadas anteriormente – es esencial para tu salud psicológica resolverlas. Hacerlo requiere tiempo, esfuerzo y capital emocional; pero, a largo plazo, se está mucho mejor mentalmente.

>h4>EL PODER DEL PERDÓN – Y POR QUÉ ES DIFÍCIL

El acto de perdón puede ser el antídoto más poderoso para el dolor causado por otros.

El perdón no significa que “lo olvides y sigas adelante”. El perdón tampoco significa que absuelves a la persona de sus acciones.

El perdón, en cambio, es elegir liberar compasivamente el deseo de castigar a alguien o a ti mismo por una ofensa.

Sí, el perdón es una elección. Sí, puedes perdonarte a ti mismo. Pero aquí está la clave: mientras que podemos aceptar estas declaraciones en la superficie, a menudo tenemos problemas para seguir adelante con el acto del perdón – ya sea perdonándonos a nosotros mismos o a alguien más.

¿Por qué tenemos este problema? Por nuestras emociones. Porque racionalizamos las cosas. Después de todo, no somos responsables de las acciones de otros.

Tal vez no, pero tú eres responsable de las tuyos. Eres responsable de tus acciones, así como de tus emociones y pensamientos.

Eres responsable de mitigar el daño causado.

Tú eres, en última instancia, responsable del perdón.

Pero aún más importante, eres responsable de tu felicidad y paz mental.

“¿CÓMO LOS PERDONO?”

Según el Dr. Robert Enright, un pionero en el estudio científico del perdón, podemos implementar un modelo de cuatro fases para ayudarnos a perdonarnos a nosotros mismos y a los demás.

1. SABER QUE EL PERDÓN ES POSIBLE

Para empezar a perdonar a alguien, primero debemos creer que el perdón es posible. Debemos, como mínimo, aceptar la noción de que el perdón es una solución factible al problema.

2. TOMAR LA DECISIÓN DE PERDONAR

La gente no debería ser forzada a perdonar“, dice Enright, “creo que es importante que la gente se sienta atraída por ello“.

Como se mencionó, el perdón no implica excusar a alguien u olvidar sus comportamientos pasados. Entender esto – y la influencia positiva del perdón en tus emociones – nos permite ver el perdón de la forma correcta.

3. HAZ UNA LISTA

Este paso funciona haciendo una lista de todas las personas – desde la infancia – que te han hecho daño de alguna manera. Después de crear la lista, prioriza ordenando los nombres comenzando por quién te ha hecho más daño.

Empieza perdonando a los individuos hacia el final de la lista y sigue el camino hacia arriba.

Tómate el tiempo necesario para procesar la emoción; sabrás cuándo es el momento de pasar al siguiente paso.

4. EXPONER EL ENFADO

Este paso es una especie de lista de verificación“, dice Enright. “¿Cómo te va en términos de tu ira? ¿Cómo lo has estado negando? ¿Estás más enfadado de lo que creías? ¿Cuáles son las consecuencias físicas de tu ira?

Enright concluye: “Una vez que veas esos efectos (de tu enfado), la pregunta es: ¿Quieres sanar?

5. ASUMIR EL COMPROMISO

Después del paso 4, estarás listo para comprometerte con el acto de perdón. “Una vez que la gente ha completado la primera fase y ha visto cómo los efectos de la ira los han hecho infelices, hay una tendencia a intentarlo“, dice Enright.

6. CONSIDERAR A LA OTRA PERSONA

En este paso es donde comienza el “trabajo” de perdonar. Implica pensar en la persona de una manera nueva. ¿Fueron heridos de alguna manera? Si es así, ¿su herida posiblemente contribuyó a la tuya?

7. RECONOCER LA HUMANIDAD DE LA OTRA PERSONA

Ambos nacieron, ambos morirán, ambos sangran cuando se cortan, ambos tienen un ADN único y cuando mueras nunca habrá otra persona como tú. Y dada la humanidad que compartes con esta persona, ¿es posible que sean tan especiales, únicos e irremplazables como tú?

8. ABLANDANDO TU CORAZÓN

Con o sin conocimiento, las acciones de la otra persona han endurecido un poco tu corazón. Eventualmente, si practicas el tipo de perdón prescrito por el Dr. Enright, debes comenzar a sentir la liberación de la ira malsana.

Es un pequeño destello de compasión“, afirma Enright.

9. TOMA EL DOLOR

Es normal sentir emociones fuertes en este momento. Enright dice que hay una dosis de dolor involucrado; pero que este dolor en última instancia nos permite seguir adelante.

El dolor construye la autoestima porque estás diciendo: Si puedo ver la humanidad en el que no vio la humanidad en mí, y si puedo ablandar mi corazón al que no la vio en mí, entonces, ¿quién soy yo como persona? Soy más fuerte de lo que pensaba.

10. REFLEXIONAR Y DESCUBRIR

Típicamente, la gente está más consciente de las heridas del mundo“, dice Enright. “Se vuelven más pacientes con las personas que pueden estar teniendo un mal día; ven que la gente camina herida todo el tiempo, y generalmente son más conscientes del dolor de los demás y quieren ser un conducto para el bien“.

Ciertamente hay un período de reflexión cuando el dolor pasa. Te das cuenta: (a) eres más fuerte, y (b) eres más feliz.

11. REPETIR EL PROCESO

¿Recuerdas cómo empezaste con la lista? Bueno, después de cierto tiempo, es hora de volver después.

Antes de lo que piensas, habrás perdonado a la gente que te ha hecho daño y vivirás una vida más feliz, más fuerte y más plena.


¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

Temas:

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!