Un hogar saludable es un hogar feliz: organiza tu espacio vital para una vida saludable y libre de estrés

Un hogar saludable es un hogar feliz: organiza tu espacio vital para una vida saludable y libre de estrés

Nuestros entornos de vida, además de proporcionarnos un lugar seguro para vivir, también funcionan como una especie de extensión de nuestra personalidad. El hecho es que todos tratamos de hacer que nuestros hogares se vean y se sientan como santuarios personales, donde cada detalle ha sido cuidadosamente escogido y meticulosamente planeado. Sin embargo, lo que muchas personas no se dan cuenta es que nuestros hogares pueden realmente afectar cómo nos sentimos en nuestra vida diaria, y a veces, esos sentimientos no son realmente positivos.




Por lo tanto, si también sientes que tu entorno de vida te está estresando más de lo que te está ayudando a relajarte, necesitas hacer algo al respecto lo antes posible. Existen numerosas y fáciles maneras de optimizar tu espacio vital para que funcione a tu favor en lugar de en tu contra. Dicho esto, aquí hay algunas mejoras interesantes que convertirán tu situación de vida en un saludable oasis de paz, donde podrás relajarte y lograr la máxima tranquilidad.

Deshacerse de los desencadenantes del estrés
Lo primero que debes hacer cuando intentes purgar tu casa de todos los factores estresantes innecesarios es reducir el desorden completo. No importa cuán grande o pequeño sea, el desorden puede hacer que nos sintamos más estresados de lo que realmente pensamos. Dado que el estrés es el principal factor desencadenante de numerosos problemas de salud física y mental, podrás ver por qué es mejor empezar por ahí. No sólo te sentirás generalmente más positivo si logras reducir el estrés diario, sino que también notarás que tus niveles de energía aumentan significativamente. Esto se debe a que el estrés puede realmente drenar tus niveles generales de energía. Además de ordenar y asegurarte de que tu casa esté limpia, trata de mejorar su estética colgando una hermosa obra de arte en la pared de la habitación en la que pasas la mayor parte de tu tiempo.

Asegúrate de tener mucha luz
La iluminación natural y opulenta es esencial para tu bienestar general. Al asegurarte de que dejas entrar mucha luz natural en tu casa cada día, mejorarás tus funciones cerebrales, así como tu estado mental general. Además, la luz natural puede ayudar significativamente a eliminar algunos virus, bacterias y hongos de tu hogar, así como a reducir la tensión ocular causada por la mala iluminación. Por último, si no estás en condiciones de dejar entrar mucha luz natural, al menos asegúrate de instalar soluciones de iluminación artificial opulentas. La ciencia ha llegado incluso a crear las llamadas lámparas SAD (seasonal affective disorder o trastorno afectivo estacional) que ayudan a mejorar el bienestar mental y a combatir la depresión en aquellos que no pueden obtener la cantidad necesaria de luz natural a diario.

Optimizar la temperatura interior
Otro aspecto crucial de tu ambiente interior que realmente puede afectar a tu estado de ánimo y bienestar es, sin duda, la temperatura interior. Si bien las temperaturas demasiado altas pueden hacernos sentir nerviosos y sin energía, las que son demasiado bajas pueden hacernos sentir cansados y somnolientos. Es por eso que debes asegurarte de que la temperatura en tu hogar esté siempre a un nivel óptimo. Una forma de lograrlo sin tener que instalar varios sistemas de calefacción o refrigeración que consumen mucha energía es optar por instalar algún tipo de solución de calefacción por suelo radiante. Este tipo de soluciones son excelentes, ya que el aire caliente tiende naturalmente a subir, lo que ofrece una temperatura interior óptima y promete el máximo confort sin desperdiciar cantidades opulentas de energía.

Airea tu casa regularmente
Si bien puede sonar contraintuitivo con los niveles de contaminación cada vez mayores de hoy en día, abrir las ventanas y ventilar tu casa puede ser muy beneficioso para tu bienestar general. Además de permitir la entrada de aire fresco y, por lo tanto, la eliminación del aire interior contaminado, también es posible que puedas reducir la temperatura interior sin tener que desperdiciar energía. En pocas palabras, ningún purificador de aire interior, artefactos antimicóticos o lámparas de sal puede reemplazar una bocanada de aire fresco que obtendrás cada vez que aires a fondo tu hogar.




Invierte en lujo donde tenga sentido
Finalmente, lo que muchos no se dan cuenta es que el lujo es realmente importante para nuestra felicidad y bienestar. Y si bien es posible que no seas una persona materialista en sí misma, invertir en algunas piezas de lujo donde realmente importa te hará sentirte mejor en general. Si, por ejemplo, pasas mucho tiempo en el sofá de tu sala de estar, no dudes en invertir en una pieza de lujo que te proporcione la comodidad y el apoyo necesarios. Las sábanas y la ropa de cama en general hechas de seda o algodón de alta calidad te proporcionarán una noche de descanso como nunca antes lo había hecho. Si prefieres los baños largos a las duchas rápidas, no dudes en invertir en una bañera con chorro de aire, etc.

Al inspeccionar cuidadosamente tu casa y hacer todo lo posible para convertirla en un oasis de paz, siempre tendrás un ambiente sereno al que volver, literalmente. Por lo tanto, deshazte de todo lo que te hace sentir menos que feliz y optimiza tu espacio vital para promover la salud, la felicidad y una vida sin estrés.

Fotografía: Kirill

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!