Encontrando la calma: descansando en casa en medio del caos

Encontrando la calma: descansando en casa en medio del caos

Por Leo Babauta.




Hay una parte de nosotros que quiere encontrar la paz de todo el caos en nuestras vidas, todo el ajetreo y las distracciones y la complicación y el estrés y el agobio de todo eso.

Queremos alejarnos de todo, o tomar el control de todo y crear orden en el desorden. Queremos quietud, queremos descanso, queremos paz.

Pero este tipo de destierro del caos y el estrés no suele ser posible, a menos que uno vaya a las montañas y viva en un monasterio. (Spoiler: Allí también encontrarás el caos.) ¿Qué podemos hacer?

La respuesta es encontrar calma y paz en medio del caos.

Esta es una práctica avanzada, así que si es nuevo en la meditación, le sugiero que empiece con mis consejos de principiante para la atención plena y luego pase a mi breve libro electrónico, la Guía para principiantes de los hábitos Zen para la atención. Pero si ha meditado un poco, tendrá las habilidades fundamentales para la práctica de la calma en el caos.




En este artículo, voy a compartir una práctica para descansar en casa, y luego hablaré sobre cómo usar eso en medio del caos de nuestras vidas.

Meditación para el descanso en casa

Pruebe esto ahora, si está en algún lugar donde pueda sentarse en silencio (incluso en un tren o autobús) durante uno o dos minutos:

  1. Siéntese quieto, idealmente en una posición en la que se sienta estable y conectado a tierra.
  2. Primero compruebe con su cuerpo, ¿cómo se siente ahora mismo? ¿Qué sensaciones puede notar? ¿Su postura es erguida y relajada? ¿Qué tipo de energía siente en este momento? ¿Qué siente al estar vivo ahora mismo?
  3. A continuación, compruebe su respiración: ¿es relajada su respiración? ¿Cómo se siente esa respiración? ¿Cuál es la textura de esa respiración? Mantenga su atención en la respiración por unos momentos.
  4. Luego, expanda su conciencia a todo lo que hay en la habitación, incluido usted mismo. Nada en particular, sólo una conciencia general abierta de todo, los ojos abiertos, absorbiendo todas las sensaciones, recibiéndolas, no etiquetándolas. No juzgue nada, no se fije en nada en particular, sólo ábrase a la conciencia de un campo de sensaciones, su propio cuerpo incluido en ese campo, no separado de nada.
  5. En cualquiera de estos pasos, si su mente comienza a vagar hacia los pensamientos, simplemente nótelos (sin juzgar) y con suavidad vuelva a su conciencia del momento presente.

Si puede descansar en esta conciencia abierta, regresando cuando vague… lo que puede suceder es que usted mismo pueda dejarlo. No su cuerpo o su conciencia, sino su concepción de sí mismo. Todos tenemos esta idea de nosotros mismos, una estructura que hemos creado que es el “yo”, pero en realidad es sólo un concepto mental. Con una conciencia abierta, esta concepción puede desaparecer. Inténtelo durante un minuto o dos, y vea si puede dejar que ese concepto mental de sí mismo desaparezca, para que sea sólo una parte de todo lo que hay en su conciencia.

Lo que he descubierto es que en los momentos en que puedes hacer esto, te sientes como si volvieras a tu propia casa.

Piense en lo que es volver a casa, ya sea a su casa por la noche o al hogar de su infancia después de estar fuera. Es como regresar a lo familiar, a lo cómodo, a un sentido de pertenencia. Allí es donde pertenece, donde es amado, donde puede descansar. Esa es la sensación que puede tener si descansas en una conciencia abierta, con su sentido de sí mismo simplemente desapareciendo.




Descanse en este sentido de volver a casa. Descanse en este lugar de calma, de conexión con el infinito.

Encontrando calma en el caos diario

Si puede vislumbrar esta sensación de calma y de estar en casa, en paz, en la meditación de arriba (y no se preocupe si aún no puede, puede necesitar algo de práctica)…. entonces tendrás un lugar al que regresar en cualquier momento.

En un momento de estrés o frustración, puede hacer una pausa y encontrar esta sensación de calma. En una discusión con su cónyuge, en el embrollo del tráfico, en el frenesí de sus abrumadoras tareas diarias… puede descansar en su casa, en ese lugar de pertenencia.

En cualquier momento del día puede acceder a este lugar:

  1. Observe que está estresado y siente una sensación de falta de fundamento, de caos. Note que esto viene de querer paz, calma, control. Note que esto viene de querer estar seguro, de querer que su idea de sí mismo esté en un lugar seguro, estable y tranquilo.
  2. Encuentre ese lugar descansando en la conciencia abierta, en este momento. Dejar ir el sentido del yo, ser parte de todo lo que le rodea. Volver a casa, a donde pertenece, a donde ha pertenecido todo el tiempo.
  3. Encuentre un sentido de amor por todo en su conciencia, un sentido de compasión por las partes que están sufriendo (incluyéndose a sí mismo, pero también por los demás), un sentimiento de amistad por todo lo que hay en su conciencia, un sentimiento de curiosidad, de dulzura, de gratitud.
  4. Continúe haciendo lo que necesita hacer en este momento, revisando su correo electrónico, haciendo sus tareas diarias, pero con una sensación de calma en medio del caos, una conexión con el infinito a su alrededor, una sensación de paz mientras realiza acciones.

No hay necesidad de alejarse del caos. Es sólo moverse al lugar al que pertenece.

Fuente: Zen Habits

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!