4 Señales de que tu salud mental se está desmoronando

4 Señales de que tu salud mental se está desmoronando

En 1992, la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH) declaró que el 10 de octubre era el «Día Mundial de la Salud Mental«. Ahora, celebrado por más de 150 países de todo el mundo desde hace más de 27 años, la salud mental se ha convertido rápidamente en una de las reivindicaciones sociales más apremiantes de su tiempo.




Sin embargo, a pesar de todo esto, todavía hay un número sorprendente de personas que no se dan cuenta de lo importante que puede ser la salud mental. El cansancio emocional es una preocupación seria y el agotamiento ya es considerado una enfermedad mental por la Asociación Americana de Psicología (APA, 2013). Ambos problemas son el resultado de descuidar tu salud mental.

Si te estás preguntando cuáles son las señales de advertencia de que tu salud mental puede estar en riesgo, aquí hay 4 de las maneras más fáciles de saber si tu salud mental se está desmoronando:

1. Tu patrón de sueño y/o alimentación ha cambiado

Si te ha costado mucho dormir o comer bien últimamente, entonces eso es una seria señal de alarma para tu bienestar mental. Esto puede tomar la forma de privación del sueño, dormir demasiado, comer en exceso o no comer lo suficiente. Los estudios muestran que los cambios drásticos en los patrones de sueño y/o alimentación de una persona a menudo se asocian con un cuidado personal deficiente (Kilgore, 2010; Polivy & Herman, 2005). Ambos son esenciales no sólo para tu salud física, sino también para tu salud mental.

Cuando no obtienes el descanso que necesitas, puede ocasionar que te sea difícil concentrarte y ser productivo. Te hace más irritable, ansioso y estresado. Por otro lado, una dieta poco saludable puede hacer que te vuelvas menos enérgico, menos seguro de ti mismo y más propenso a la depresión.

2. Tienes estados de ánimo inestables

Otra señal común de mala salud mental es tener cambios de humor frecuentes. Cuando te sientes fácilmente irritable o angustiado incluso por los inconvenientes más pequeños, tu mente podría estar pidiendo ayuda a gritos. Estos cambios repentinos o intensos en tus emociones son probablemente causados por el agotamiento emocional o el exceso de trabajo. Esto te dice que ya estás muy necesitado de un descanso.




Cuando no te estás cuidando u olvidando de tus necesidades emocionales, es más difícil que tu cerebro funcione y regule lo que sientes commo normalmente hace. Debido a esto, es posible que te sientas estresado todo el tiempo, desmotivado para hacer algo, o abrumado por todo lo que sucede en tu vida. En casos extremos, algunas personas incluso experimentan ansiedad y ataques de pánico por no poder hacer frente al estrés emocional.

3. Te sientes desconectado de todo

El aislamiento social es una de las peores consecuencias de una salud mental deficiente. Cuando esto sucede, comienzas a perder interés en las actividades sociales y ya no disfrutas de pasar tiempo con otros, incluso con tus seres queridos. Te sientes desconectado de ellos y de todos los que te rodean, y puedes volverte apático y emocionalmente entumecido a pesar de ser extrovertido o amigable antes.

Esta es una señal crítica de que necesitas empezar a cuidarte mejor, mentalmente. Aislarte de los demás puede hacer que les resulte más difícil ayudarte, por lo que debes hacer todo lo que esté en tu mano para ayudarte a ti mismo. Si no, puedes experimentar sentimientos crónicos de soledad, vacío y desesperanza, lo que hará que te resulte más difícil mejorar su salud mental.

4. Tienes dificultad para concentrarte

Finalmente, tener dificultad para mantener la concentración y terminar las tareas (no importa lo fáciles que sean) es una de las maneras más obvias de saber si estás cuidando tu salud mental o no. Si encuentras que es más difícil para ti concentrarte, recordar información, analizar problemas o incluso verbalizar tus propios pensamientos, entonces definitivamente estás sufriendo de agotamiento mental.

La mayoría de las personas con deterioro de la salud mental muestran signos de deterioro del funcionamiento cognitivo (Stetz et al., 2007). Comúnmente conocido como «neblina cerebral» o «niebla mental», esto puede suceder cuando estás poniendo demasiado en tu plato (mental, física o emocionalmente) y no te permites el tiempo necesario para descansar tu mente y hacer las cosas que disfrutas.




La sociedad industrializada y acelerada de hoy en día hace que sea tan fácil descuidar tu salud mental en favor de mantenerse al día con tu agitada agenda, pero no importa lo ocupado que estés, siempre debes encontrar tiempo para ocuparte de tu auto-cuidado y de tu bienestar emocional. De hecho, se ha comprobado que hacer esto te hace más feliz, físicamente más sano y más productivo en el trabajo (Organización Mundial de la Salud, 2001).

Conocer las señales de la enfermedad mental puede llegar incluso a salvarte la vida y evitar que se convierta en una espiral de depresión o ansiedad. Si tienes dificultades con alguno de estos problemas, comunícate con un profesional de la salud mental hoy mismo y obtén la ayuda que necesitas.

Fotografía: Andrey Zvyagintsev

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!